• Fundación Surjoven

ESTRÉS LABORAL EN LOS PROFESORES

Es evidente que el estrés laboral, puede afectar a personas de todas las profesiones, en situaciones de alta competitividad, responsabilidad, riesgo o rutina.


Pero los primeros puestos los comparten las profesiones que exigen una implicación personal, una relación constante y directa con personas, por lo tanto los profesionales de la sanidad, enseñanza, servicios públicos y servicios sociales son los más expuestos al estrés.


Hoy en día el estrés laboral es la segunda causa de baja entre el profesorado, por detrás y muy cerca de las enfermedades musculares-esqueléticas, aunque el estrés puede esconderse detrás de otras dolencias. Afecta en mayor proporción al profesorado de secundaria y se está convirtiendo en un auténtico problema social que crece, aumentando el malestar de los docentes.

Alguno de los síntomas son: el cansancio, síntoma que se caracteriza por la pérdida progresiva de energía, desgaste, agotamiento y fatiga. El aspecto clave del Burnout es el aumento de los sentimientos de agotamiento emocional. La despersonalización es otro de los síntomas principales del síndrome de “estar quemado”. Es casi una depresión. El sujeto no ve esperanza en el futuro, no cree en lo que está haciendo, así que hace mal su trabajo o pierde muchas habilidades. También está como síntoma la falta de realización que es cuando el sujeto no se siente realizado como persona. Se siente descontento consigo mismo, se evalúa negativamente y por lo tanto está desmotivado en el trabajo e insatisfecho con los resultados.

La enfermedad del estrés tiene como resultado la irritabilidad, situación que viven los profesores y llega un momento en el que se hace insostenible también para los alumnos. Su irritabilidad inevitable dificulta mucho las relaciones en todos los estamentos, pues se tiende a adoptar una actitud cínica.

Dentro de su labor desaparece la pasión, las ganas de hacer, la fe. Y el profesor que vive esta situación se encuentra incapacitado para afrontar proyectos, por pequeños que sean, lo que contribuye a aumentar su aislamiento.

Existe una tendencia a evitar el trabajo aunque en un alto porcentaje de los casos no hay ausentismo laboral, la sensación de frustración y complejo que padecen les hace huir de cualquier responsabilidad y ser ineficaces.


Los alumnos son quizás los que más 'pagan el pato'. El profesor que sufre estrés pierde todo interés por ellos, los desatiende y cierra todas las vías de conexión con ellos demostrando frialdad ante el alumno.

Los profesores son los que enseñan a los jóvenes que mañana tendrán que hacer que funcione el mundo, por eso preocupa especialmente su salud. Además, el estrés laboral en las aulas es un fenómeno que va creciendo en los últimos años y la principal razón es el comportamiento de los escolares.

En las librerías y bibliotecas hay muchos libros que ofrecen recomendaciones para detectar el estrés -antes de que éste se convierta en un grave problema- y poder prevenirlo, minimizarlo y paliarlo. Es fundamental, no obstante, que la comunidad educativa reflexione y busque una solución en conjunto.


El Tratamiento preventivo

Hacer deporte, relajarse y reestructurar las situaciones problemáticas para que dejen de serlo son algunas de las estrategias que se pueden llevar a cabo para no caer en esta situación.


Lee nuestra revista aquí.


Y nuestras ediciones anteriores disponibles aquí


#estrés #profesores #trabajo #saludmental #coaching #comunicación #motivación #contención

Suscríbete a nuestra Revista Digital